Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/theme.php on line 623
Fragmentos de una Utopía » Blog Archive » Bizcocholateando

Bizcocholateando

En Japón, es costumbre que las mujeres regalen chocolate (en forma de bombones, tabletas, etc…) a los hombres con motivo de la festividad del día 14 de febrero, San Valentín.

Resulta un hecho un tanto chocante porque, tratándose de un país en el que la proporción de personas que profesan la religión cristiana constituye una minoría entre sus habitantes, esta tradición es tremendamente popular y lleva festejándose desde el año 1936 (si no me he equivocado en mis indagaciones). La celebración del día de este santo en Japón es, por tanto, relativamente reciente en su historia y, cómo no, ligada a los intereses comerciales de una empresa chocolatera.

Lo que comenzó como una campaña de marketing de la compañía japonesa Morozoff para aumentar las ventas de sus productos, acabó convirtiéndose en una moda un tanto absurda, una excusa para la compra compulsiva de mi amado cocholate. Lo reconozco sin reparos, soy chocoadicta y no me arrepiento por ello.

En este día, el chocolate se suele regalar a la pareja, los amigos, la familia, los compañeros del trabajo o de estudios, y los escaparates de los establecimientos se llenan durante estas fechas de multitud de variedades de bombones y otras delicias chocolatosas.

Una pequeña puntualización: si estos dulces están elaborados artesanalmente, por uno mismo en casa, entonces encierran un mensaje con mayor carga sentimental y, en consecuencia, suelen regalarse a las personas más queridas o a aquellas con las que nos unen vínculos emocionales especiales. Para el resto de personas, el presente consistirá en un regalo de cortesía, por regla general, paquetitos de bombones manufacturados comprados en uno de los miles de stands preparados al efecto en los comercios para tan romántico y prefabricado día.

La particularidad del asunto en Japón, es que los hombres que recibieron su chocolate en San Valentín a su vez devolverán un regalo en contrapartida, pero justo un mes después. El 14 de marzo, conocido allí con el nombre de “White Day“, se llama así porque ellos correspondían regalándoles chocolate blanco a ellas (de ahí lo de white), entre otras cosas.

Pero desde hace varios años, el Día Blanco ha ido degenerando y se ha convertido en el día del pagodelchantajedesanvalentín, puesto que se trata de una devolución cargadita con unos intereses en proporción mucho más elevados que los correspondientes a una señora hipoteca.

Aunque, por supuesto, sobra decir que esto no es algo que haga TODO el mundo a rajatabla en Japón (vamos, lo mismito que ocurre aquí en España con este dichoso día y los regalos de sancortinglés; hay gente que regala y otros que pasan del asunto, pues opinan que el día de los enamorados es tan sólo otra forma que se han inventado para sacarnos los cuartos).

Y con lo del White Day, idem de idem, están los que no regalan nada de nada, los que ofrecen un sencillo detallito y los pobrecitos resignados que acaban gastándose auténticos dinerales. Hay alguna aprovechada y listilla suelta que por una caja de bombones de 500 yenes quiere (prácticamente exige) que se le regale a cambio un bolsito de Xhanel de triquicientos mil :P Pero la gran mayoría de las japonesas no actúan de esta manera, que quede claro.

Pues aprovechando que mañana es San Valentín y que el Manzanares pasa por Madrid, he hecho un riquísimo bizcocho de chocolate para llevar al trabajo e invitar hoy a mis compañeros (tanto a los chicos como a las chicas). Sobre todo, porque mañana es sábado y no me toca trabajar ¡yupi! :)

Durante el almuerzo, algunos solemos reunirnos en una salita habilitada en mi empresa a tal efecto y  de vez en cuando llevamos algo especial de casa para compartir con el resto (galletas, tortilla de patata, pastelitos varios…). Mientras nos lo comemos, charlamos de todo un poco, intentamos arreglar el mundo y cosas por el estilo. Aunque, pensándolo más detenidamente, creo que la conversación acaba degenerando (como lo hizo en su día el espíritu del día blanco) hacia un mismo temita, el de siempre, el que algunos en mi empresa dicen medio en broma que se trata del ÚNICO realmente interesante para el ser humano, jajaja.

También creo que aprovecharé esta ocasión y llevaré una de las tabletas de chocolate con regaliz que aún me quedan y que me traje de Helsinki el año pasado. A mí me encantan, pero reconozco que no a todo el mundo le gusta el sabor amargo del regaliz.

Por cierto, el bizcocho lo tengo ya terminado (no como en mi pésima foto del encabezado, pero es que la neurona no daba para más). Le faltaba el recubrimiento exterior de chocolate y tres capas de relleno en su interior, dos de dulce de leche y otra más de cacao… El resultado, una pequeña obra de chocoarte ;) Espero que les guste a mis compañeros, en directo tiene una pinta estupenda y parece que está delicioso (confirmado: lo está) :D

Bueno, tampoco importa demasiado, porque aunque supiera a rayos, seguro que se lo iban a zampar todo enterito. Son una gente estupenda. Y mientras, estaremos intentando arreglar este mundo y el de pasado mañana también y acabaremos, cómo no, hablando del dichoso monotema…

En definitiva, como siempre…

9 comentarios para “Bizcocholateando”

  1. Luan dice:

    ¡Ahh, qué rico! ¡Quiero un poquito! Envíame un trocito por e-mail, please.

  2. Belén dice:

    Qué buen plan!!!!

    besos

  3. maeko dice:

    Luan:
    A ver, que no lo tengo muy claro, ¿el trocito que quieres es del bizcocho o del chocolate? Bueno, ante la duda y para no equivocarme, te envío bizcocholate de regaliz :P

    Belén:
    De acuerdo 100% contigo. Además de que el monotema puede resultar mucho más interesante si lo aderezamos con un poquito de chocolate por aquí y por allá ;)

    Besitos

  4. nora (una japonesa en Japón) dice:

    Yo también quiero un trocito de ese bizcocho y chocolate. Ya sabes a dónde tienes que enviarlo :P
    Besitos**

  5. Karmeta dice:

    Maeko, lo del San Valentín Blanco es genial y originalísimo jajajaja… aquí en Barcelona se celebra más el dia de Sant Jordi, ya sabes, a nosotras Rosas a ellos libros, la leyenda es preciosa pero te la explicaré el 23 de abril jajaja… bueno.. sigo alucinada con tu “chico de letras” quiero uno asíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii buaaaa

  6. Karmeta dice:

    Le paso el link a mi amiga Susi que le encanta escribir, aunq ya lo tengo en mi blog pero al ser monotema kekas jejeje, algún día me haré uno serio y profundo, lo prometo. Besines

  7. maeko dice:

    nora:
    Te he enviado un trocito por correo ;)

    Besitos.

    Karmeta:
    Gracias, guapetona, estaré también a la espera de tu explicación de lo de Sant Jordi.

    Hmmm, igual un día de estos me da por abrir un blog de kekas también, pero para eso necesitaría más tiempooo y tenerlas conmigo para hacerles fotillas, que casi toda mi colección me la tiene guardada un amigo de confianza en su casa, que en la mía no me cabe nada de nadaaa…

    Oye, seguro que tienes un chico de las letras por ahí escondido por casa, ¿no?

    Besos!

  8. Karmeta dice:

    pero es que está muuuuy escondido jajajaja… el mío es más “cromagnonis” jaaaaaaaaaaaaaa espero ese blog, pero prefiero este, sin dudaaaa, me sirve de terapia ralajante uuuummmmmmmh

  9. maeko dice:

    Jajaja… lo de cromagnonis me ha llegado al alma…

Deja aquí tu comentario