Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/theme.php on line 623
Fragmentos de una Utopía » 2009 » Septiembre

Archivo de Septiembre, 2009

One

Martes, Septiembre 29th, 2009

 

 

 

Aniversario (Del lat. anniversarĭus, que se repite cada año) : Día en que se cumplen años de algún suceso. 

 

A estas alturas de la noche, con unas siempre escasas horas por delante para intentar dormir un rato, despejarme un poco e irme luego a trabajar, no me queda nada lúcido en la mente, ni nada ocurrente que añadir en esta ocasión. La poca energía que me quedaba en este día la empleé en desvariar un poco en la entrada anterior ;)

Así que ahora podría relatar lo que sucedió hace exactamente un año, esa ilusión de preparar la primera entrada, los contratiempos que obstaculizaban que todo saliera de la mejor forma posible, las dificultades técnicas que no acertaba a comprender, el nerviosismo por un proyecto que sentía como algo muy mío. Podría también contar el motivo por el que me decidí a escribir un blog como éste, a todas luces solitario desde su nacimiento. Pero mi intención no es que se aburran con mis palabras…

Solamente quería dejar constancia en el blog de ese día que ya se nos fue (a veces los humanos no podemos evitar hacer cosas como éstas, c’est la vie) y añadir unas breves líneas con mi más sincero agradecimiento para todas aquellas personas que alguna vez cayeron despistadas en este lugar (gracias san google, gracias azar, gracias aburrimiento), a los que se pasearon por esta humilde casa y no volvieron más, a los que llegaron para quedarse y me acompañan siempre, dondequiera que se encuentren. A los amigos que me apoyan, aunque no me dejen ni un solo comentario. Y a todos los que -no importa ahora si me conocen o no-, me arropan con sus visitas, con sus palabras, con su amistad.

Gracias, un millón de gracias, a todos sin excepción, porque sin vosotros, sin ustedes, este blog que también es el suyo, sería una triste habitación llena de nada.

 

 Una canción algo teen para una persona especial:

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

 Una canción que no me canso de escuchar,  dedicada a todos ustedes:

 

 

¿Se me olvida algo? Mmmm, vamos a ver, seguro que así es… tan sólo espero que no sea demasiado importante… a estas horas de la madrugada, una ya es esclava del cansancio.

 

(y así se va otro año más; uno que se me escapa sin darme apenas cuenta…)

 

Diarios de un cometa

Lunes, Septiembre 28th, 2009

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

Toda historia tiene un punto de partida, un número, una luz. Una luz para cada vida que ha sido, que será. Y como casi todas las vidas, los cometas esperan su momento. El momento de despertar. El comienzo del viaje, de la búsqueda, de la caída hacia el abismo. De la desolación.

Porque por unos segundos en la luz, daríamos la vida entera.

Soy uno de otros tantos cometas, vagabundo a la deriva en un universo hostil, virulento. Insignificante como una mota de polvo. Descendiente de restos de estrellas deslumbrantes, lejanas; moldeada con fragmentos de tóxicos planetas ardientes. Un carbón que, desde el comienzo, ha estado enfriándose -muriendo-, con un largo y sordo quejido, desde antes del dramático estallido de aquel  big bang, retorciéndose en la luminiscencia del cosmos.

Nuestro tiempo, el del cometa, es el de la derrota, el de la corriente de agua que se desliza inexorable ladera abajo, engullida por el oscuro océano, como luz de antorcha que se disipa agonizante en el más mortífero de los vacíos. 

Y mientras el rutilante astro va cayendo en pedazos, voy avanzando paso a paso en mi camino, adentrándome más y más en el vasto, oscuro infinito. Moviéndome a través de mi espacio. De mi tiempo. Cayendo hecha pedazos… cada vez más y más deprisa. Cada vez más liviana… Inmersa en este viaje hacia lo indefinido, deslizándome cadenciosa a través de los sueños en busca de nuevos mundos capaces de albergar esa luz tan ansiada. La vida.

En su recorrido, el cometa se cruzará con otros seres tan solitarios, tan silenciosos como él. Las huellas del camino lo llenarán de cicatrices, esparcirán sus deseos por el fango, esculpiran su superficie con recuerdos de quebrantos y  amarguras. Y de vez en cuando, se balanceará en el regazo de una luna dormida, acunado al son de una intensa melodía.

Entonces se remontará por encima de las nubes de ácido, del aire venenoso que puebla los desolados parajes. Y contemplará la magia en los confines del universo -polvo y gas en constante danza-, en ciclos infinitos de nacimiento y destrucción, aniquilando galaxias enteras, creando nuevas estrellas.

Y durante su largo viaje,  el cometa solitario descubrirá multitud de mundos, nebulosas difusas, inmensos racimos de estrellas, collares de luces de supernova. Mundos horadados por cientos de volcanes en erupción. Presenciará el horror, testigo absorto de la bella crudeza de un universo que, como él, se desmorona, deshaciéndose en pedazos, desprendiéndose de la metralla procedente de la apoteósis, de la gran explosión. Y el ser a la deriva, expuesto, minúsculo, vulnerable, pasará  de largo cientos de planetas muertos, fósiles vacíos, polvorientos desiertos incapaces de albergar una luz, en su búsqueda implacable por hallar una respuesta.

Pero, ¿apostarías tú por una insignificancia, tan sólo una gota de agua que se desliza tramposa a través de los remotos confines transparentes?

Porque este viaje, algún extraño día, acabará, quién sabe si derretido el congelado corazón del cometa por el arrebatado beso de una estrella. O, quizá asfixiado por su propio polvo, el cuerpo oscuro y sin alma vagará eternamente por el espaciotiempo.

Y en esta noche, mientras me contemplo desde el cielo, y el cielo me devuelve la mirada, quiero saber qué soy yo. Si éste es el principio del viaje. O estoy inmersa en el olvido.

Porque, quizás,  casi nada o nadie pueda sobrevivir aquí. Ni tan siquiera, estos pedazos -fragmentos descompuestos de mi memoria- que, irremediablemente, se desintegran cada vez que me aproximo -una vez más- al abrazo eterno del sol. 

 

 

Imágenes de aquí

Tras el azul

Viernes, Septiembre 25th, 2009

 

Me siento culpable, aunque me repites mil veces que los humanos nos inventamos mil excusas para el autoengaño, para barrer de nosotros mismos la basura con la que inudamos este mundo….

Lo siento.

Me siento culpable, porque he fracasado, porque hoy tampoco pude encontrarte unos ojos llenos de sueño.

Y así transcurren mis días, mis noches -las tuyas-, con sus ingratas horas, una detrás de otra. La una, las dos de la madrugada… y yo sigo aquí -tú sigues allí- intentando romperme la cabeza por hallar un remiendo, por conseguirte tiritas de esperanza. E intento por todos los medios acompañarte en tu amargura, en soledad, hasta que el sueño me vence y cuando me despierto, me siento de nuevo derrotada por no haber sido lo suficientemente fuerte. Y cuando te pregunto la hora a la que caíste rendido la noche anterior, no puedo evitar sentirme culpable por haberme quedado dormida una vez más. Por dejarte de nuevo completamente solo en la noche. Porque siento que, de alguna manera, yo también te estoy traicionando.

Pero no necesito que me digas que estoy equivocada, no. No necesito sermones de ningún tipo ni tú los necesitas tampoco. Suficiente carga soportas sobre tus hombros, demasiado colapsados ya. Porque estás inmerso en una marea de egoísmo y presiento gravemente que tienes la impresión de que cuanto más luchas, más acabas enredado en una espiral de destrucción.

Unas breves palabras en blanco y negro son mi manera de brindarte mi apoyo, de saldar mi pequeña traición.  Aunque eso es algo que ya conoces desde hace tiempo. Mi manera de decirte -gritarte si es preciso- que no estarás nunca solo. Que destierres de tu mente -sé cuan difícil resulta- a esos que se olvidaron de sentir y se convirtieron en patéticos espectros con almas corruptas. Esos que sólo entienden del lenguaje de la falsedad y del desprecio. Y que se pasan la existencia -sin saberlo- viviendo una vida a la que hace tiempo se le acabó la fecha de caducidad.

Ahora las balas te perforan el alma -cuánto duele la vida- pero pronto aprenderás a esquivar sus oleadas -si yo fui capaz, tú también lo serás- y si en ocasiones, el dolor resulta tan profundo que te obliga a doblegarte, recuerda que soy -seré- tu constante y que tras el azul, bailaremos al compás del dos por cuatro, bebiéndonos a manos llenas las calles repletas de chocolate.

O de lo que tú prefieras.

Y la negrura que sientes ahora, pasará.

 

 

No hay comentarios en esta entrada

 

 

Recuerdos de Chequia: Nemohu milovat nikoho jiného než tebe (…taková je láska)

Miércoles, Septiembre 2nd, 2009

 

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

El mes pasado tuve el honor de asistir como invitada a una boda hispano-checa que se celebró en la bellísima ciudad de Praga. En términos generales, la sociedad checa es bastante descreída en cuanto a temas religiosos se refiere, hecho éste que sorprende bastante, teniendo en cuenta que el casco histórico de la ciudad se encuentra repleta de monumentos de carácter religioso por doquier.

Quizás sea ese escepticismo uno de los motivos por el que la mayor parte de las bodas que se celebran -al menos en Praga- sean de carácter civil y los palacetes, las mansiones señoriales o el ayuntamiento, se convierten en los escenarios idóneos para celebrar las ceremonias nupciales.

Una típica boda civil checa es similar a una española: rápida, sosa, impersonal. El funcionario de turno les suelta a los novios un breve discurso (lectura incluída del patrimonio económico de los contrayentes), a continuación se produce el intercambio de los anillos, seguido del beso de rigor y como colofón, los novios (ya convertidos en marido y mujer) brindan con champán a la salud de todos los asistentes.

En definitiva, la ceremonia resulta no ser gran cosa (lo verdaderamente interesante transcurre durante el banquete), aunque tengo que añadir que también hubo varias cosas encantadoras, como algún que otro momento divertido durante la traducción del checo al castellano, la exquisita ambientación musical -violines incluídos- y principalmente,  que se celebró en un lugar incomparable, Vrtbovská zahrada,  el jardín barroco más bello de Praga.

Vrtbovská es un monumento cultural registrado en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO y uno de los rincones con más encanto, pero a su vez, más desconocidos, de la ciudad, por su limitado calendario de visitas. Como nota, decir que durante el mes de agosto tan sólo se celebraron 2 bodas en el recinto (incluída ésta a la que asistí).

En Chequia una boda dura todo el día, así que lo más recomendable es llevar un calzado que sea lo más cómodo posible. Por la mañana transcurre la ceremonia; la tarde se reserva al convite en el que se suele servir un entrante, sopa, un plato principal -tradicionalmente alguna variante de  cerdo o solomillo de res- con knedlíky y col, dulces y por último, el café.

(Tengo que quitarme el sombrero ante la abuela de la novia, que se encargó de preparar decenas de pasteles de Hlučín (típicos pasteles redondos que se sirven especialmente en bodas y demás celebraciones festivas). ¡Estaban deliciosos!)

Y ya entrada la noche, con carácter algo más informal, se celebran los bailes y se servirá el raut, una mesa-buffet donde cada uno se sirve a su gusto cochinillo asado, chlebícky (montaditos de rebanada de pan y embutido), jednochubky (canapés), okurky (pepinillos), alguna tabla con fiambres y quesos… entre otras cosas.

En toda boda checa que se precie, existen una serie de tradiciones nupciales que se mantienen y respetan, como estas dos que os relato a continuación.

Antes de entrar al lugar del convite, los recién casados son recibidos por un miembro del personal del restaurante quien les da la bienvenida y brindará junto con ellos. Acto seguido, dejará caer al suelo un plato de loza que sostenía en su mano, cuyos fragmentos deberán ser recogidos con un cepillo y un recogedor por los novios, barriendo él y sosteniendo la pala ella. Si hacen esto correctamente, significará que ambos serán capaces de trabajar juntos para resolver cualquier problema que surja en su vida de casados. Por último, la novia suele guardarse uno de los pedazos recogidos en una tela o servilleta a modo de recordatorio.

También es una tradición muy típica que los novios compartan un plato de sopa y la misma cuchara para tomarla, dándose de comer, alternativamente, el uno al otro. Si son capaces de hacer esto sin ningún tipo de problemas, significará que podrán cuidar uno del otro durante toda su vida.

Otra de las tradiciones checas más arraigadas, consiste en el “rapto” de la novia y posterior “rescate” por parte del novio. Pero en nuestro caso, lo que pudimos presenciar fue algo completamente diferente (en Chequia, las tradiciones suelen varíar sustancialmente de unas regiones a otras).

En un momento dado, un grupito de guapas muchachas ataviadas de rojo entra corriendo en la sala y se encarga de “secuestrar ” al novio. Entonces, ellas le atan el cuerpo con cintas, le colocan también una venda en los ojos y se lo llevan lejos de la novia, al fondo de la habitación, totalmente ciego y ajeno a lo que acontecerá a continuación. Aparece otro grupo, esta vez de muchachos, que escenifican un baile en torno a la novia, intentando seducirla, aunque por supuesto, todo es en vano.

Al no conseguir su objetivo, los buenos mozos conducen a la novia junto a su amado, cubriendo la cabeza de ella con una pañoleta (a semejanza de una anciana), para después enlazarlos -ahora a ambos- con las cintas que lo ataban antes solamente a él, mientras comienza a sonar una melodía romántica en el salón. Entonces, los chicos y chicas forman un corro a su alrededor, mientras los recién casados bailan el vals. Toda esta representación simboliza la fidelidad, el respeto y el amor eterno que se profesarán los recién casados durante el resto de sus vidas.

Y hasta aquí puedo contar…

Sólo quiero añadir una cosa más.

Expresaros, “S.” y “B.”, mi profundo agradecimiento por vuestra invitación, la gran oportunidad que me habéis brindado de disfrutar de algunas tradiciones de este país, de conocer esta encantadora ciudad que es Praga (que recomiendo visitar al menos una vez en la vida) y -dejo lo más importante para el final- por hacerme partícipe, al menos por unas horas, de estos hermosos momentos de vuestra felicidad.

 

Gracias eternas

 

Recuerdos de Chequia: Praha

Miércoles, Septiembre 2nd, 2009

 

 

¿Qué se puede contar de Praga que no se haya mencionado ya?

Dicen que una imagen vale más que mil palabras… no sé si esta afirmación se cumple en todos los casos, pero, por si fuera verdad, aquí os dejo con unas cuantas visiones más para que os sirvan de ayuda en la tarea de capturar parte del encanto, del ambiente, de la cautivadora belleza que posee Praga, una ciudad como pocas quedan en el mundo.

 

    

    

    

     

    

    

   

     

    

    

 

 

Os recomiendo una visita a la ciudad (aunque las ventanas no tengan persianas), ¡seguro que no os decepcionará!

Recuerdos de Chequia: Český Krumlov

Miércoles, Septiembre 2nd, 2009

 

 

Me enamoré de Český Krumlov hace ya unos años, aquel día en el que contemplé en un documental de un canal temático dedicado por entero a los viajes (una de mis grandes pasiones confesables), las imágenes llenas de magia de esta pequeña ciudad. Así que cuando supe que este agosto iba a pasar unos cuantos días en Praga, no lo pensé dos veces y me dije:

- Český Krumlov, espérame, que allá voy…

Y para allí que me fui ;)

Esta localidad se encuentra muy cerca de České Budějovice -la cuna de la mundialmente conocida cerveza  Budvar y lugar de fabricación de los renombrados lápices Koh-i-noor- y es conocida también como la Praga en miniatura, una pintoresca ciudad-museo en la región de Bohemia del Sur, verdadera joya entre el resto de poblaciones checas.

Český Krumlov fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1992. La zona denominada Stare Mesto o Ciudad Vieja, bañada por el serpenteante curso del río Vltava, concentra un exclusivo conjunto de casas de piedra, entre estrechas callejuelas adoquinadas, salpicada aquí y allá por locales de artesanía y edificios con fachadas históricas, mezcla de estilos barrocos y renacentistas, que ha conservado hasta nuestros días su encanto medieval, respirándose en toda ella una atmósfera única, mágica, como de ciudad de cuento.

    

Aquí se encuentra uno de los castillos más impresionantes de toda Bohemia y el segundo mayor del país, la fortaleza-residencia construída sobre el promontorio rocoso y rodeada por un foso defendido antiguamente por multitud de fieros osos, que perteneció a la familia Rozmberk (cuyo emblema, la rosa de los cinco pétalos, aparece por toda la región, luciendo también en el escudo de la ciudad).

Tanto la visita de los recintos exteriores e interiores del singular complejo palaciego de Krumlov -mención destacadísima a la desmesurada Carroza de Oro utilizada en un viaje hasta el Vaticano y al singular recinto utilizado para representaciones teatrales y musicales, la  Sala de Máscaras, decorada con trampantojos y espejos dotados de efectos ópticos ilusorios, con originales pinturas de estilo rococó obra de Josef Lederer- como del atractivo conjunto urbano, merece con creces el largo viaje (un auténtico palizón en autobús) desde Praga hasta este hermosísimo lugar…

…incluso aunque tuviéramos que soportar también al aguafiestas del guía en castellano “A.”  Poco más y le dejamos abandonado por la guía que comentaba en inglés (una sugerencia para los que están de cara al público y no les gusta su trabajo, lo mejor que puede hacer uno es dedicarse a otra cosa mariposa y dejar el puesto vacante para alguien más motivado. ¡Es que ni siquiera le gustaba el castellano! ¡Jolines!).

 

 Y hasta aquí llega el relato de mis vacaciones por Chequia del mes de agosto. Espero que alguna de las cosas que he relatado, las fotos que habéis visto,  os hayan resultado interesantes.

Dejo en el tintero una entrada que quería haber publicado antes de marcharme, pero que por falta de tiempo, deberá esperar hasta mi retorno. Hoy mismo parto en un nuevo viaje hacia tierras del este; una semana en la que conoceré otras tierras, otras gentes, otras vidas…

¡Nos vemos a la vuelta!