Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/theme.php on line 623
Fragmentos de una Utopía » Blog Archive » Recuerdos de Chequia: Nemohu milovat nikoho jiného než tebe (…taková je láska)

Recuerdos de Chequia: Nemohu milovat nikoho jiného než tebe (…taková je láska)

 

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

El mes pasado tuve el honor de asistir como invitada a una boda hispano-checa que se celebró en la bellísima ciudad de Praga. En términos generales, la sociedad checa es bastante descreída en cuanto a temas religiosos se refiere, hecho éste que sorprende bastante, teniendo en cuenta que el casco histórico de la ciudad se encuentra repleta de monumentos de carácter religioso por doquier.

Quizás sea ese escepticismo uno de los motivos por el que la mayor parte de las bodas que se celebran -al menos en Praga- sean de carácter civil y los palacetes, las mansiones señoriales o el ayuntamiento, se convierten en los escenarios idóneos para celebrar las ceremonias nupciales.

Una típica boda civil checa es similar a una española: rápida, sosa, impersonal. El funcionario de turno les suelta a los novios un breve discurso (lectura incluída del patrimonio económico de los contrayentes), a continuación se produce el intercambio de los anillos, seguido del beso de rigor y como colofón, los novios (ya convertidos en marido y mujer) brindan con champán a la salud de todos los asistentes.

En definitiva, la ceremonia resulta no ser gran cosa (lo verdaderamente interesante transcurre durante el banquete), aunque tengo que añadir que también hubo varias cosas encantadoras, como algún que otro momento divertido durante la traducción del checo al castellano, la exquisita ambientación musical -violines incluídos- y principalmente,  que se celebró en un lugar incomparable, Vrtbovská zahrada,  el jardín barroco más bello de Praga.

Vrtbovská es un monumento cultural registrado en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO y uno de los rincones con más encanto, pero a su vez, más desconocidos, de la ciudad, por su limitado calendario de visitas. Como nota, decir que durante el mes de agosto tan sólo se celebraron 2 bodas en el recinto (incluída ésta a la que asistí).

En Chequia una boda dura todo el día, así que lo más recomendable es llevar un calzado que sea lo más cómodo posible. Por la mañana transcurre la ceremonia; la tarde se reserva al convite en el que se suele servir un entrante, sopa, un plato principal -tradicionalmente alguna variante de  cerdo o solomillo de res- con knedlíky y col, dulces y por último, el café.

(Tengo que quitarme el sombrero ante la abuela de la novia, que se encargó de preparar decenas de pasteles de Hlučín (típicos pasteles redondos que se sirven especialmente en bodas y demás celebraciones festivas). ¡Estaban deliciosos!)

Y ya entrada la noche, con carácter algo más informal, se celebran los bailes y se servirá el raut, una mesa-buffet donde cada uno se sirve a su gusto cochinillo asado, chlebícky (montaditos de rebanada de pan y embutido), jednochubky (canapés), okurky (pepinillos), alguna tabla con fiambres y quesos… entre otras cosas.

En toda boda checa que se precie, existen una serie de tradiciones nupciales que se mantienen y respetan, como estas dos que os relato a continuación.

Antes de entrar al lugar del convite, los recién casados son recibidos por un miembro del personal del restaurante quien les da la bienvenida y brindará junto con ellos. Acto seguido, dejará caer al suelo un plato de loza que sostenía en su mano, cuyos fragmentos deberán ser recogidos con un cepillo y un recogedor por los novios, barriendo él y sosteniendo la pala ella. Si hacen esto correctamente, significará que ambos serán capaces de trabajar juntos para resolver cualquier problema que surja en su vida de casados. Por último, la novia suele guardarse uno de los pedazos recogidos en una tela o servilleta a modo de recordatorio.

También es una tradición muy típica que los novios compartan un plato de sopa y la misma cuchara para tomarla, dándose de comer, alternativamente, el uno al otro. Si son capaces de hacer esto sin ningún tipo de problemas, significará que podrán cuidar uno del otro durante toda su vida.

Otra de las tradiciones checas más arraigadas, consiste en el “rapto” de la novia y posterior “rescate” por parte del novio. Pero en nuestro caso, lo que pudimos presenciar fue algo completamente diferente (en Chequia, las tradiciones suelen varíar sustancialmente de unas regiones a otras).

En un momento dado, un grupito de guapas muchachas ataviadas de rojo entra corriendo en la sala y se encarga de “secuestrar ” al novio. Entonces, ellas le atan el cuerpo con cintas, le colocan también una venda en los ojos y se lo llevan lejos de la novia, al fondo de la habitación, totalmente ciego y ajeno a lo que acontecerá a continuación. Aparece otro grupo, esta vez de muchachos, que escenifican un baile en torno a la novia, intentando seducirla, aunque por supuesto, todo es en vano.

Al no conseguir su objetivo, los buenos mozos conducen a la novia junto a su amado, cubriendo la cabeza de ella con una pañoleta (a semejanza de una anciana), para después enlazarlos -ahora a ambos- con las cintas que lo ataban antes solamente a él, mientras comienza a sonar una melodía romántica en el salón. Entonces, los chicos y chicas forman un corro a su alrededor, mientras los recién casados bailan el vals. Toda esta representación simboliza la fidelidad, el respeto y el amor eterno que se profesarán los recién casados durante el resto de sus vidas.

Y hasta aquí puedo contar…

Sólo quiero añadir una cosa más.

Expresaros, “S.” y “B.”, mi profundo agradecimiento por vuestra invitación, la gran oportunidad que me habéis brindado de disfrutar de algunas tradiciones de este país, de conocer esta encantadora ciudad que es Praga (que recomiendo visitar al menos una vez en la vida) y -dejo lo más importante para el final- por hacerme partícipe, al menos por unas horas, de estos hermosos momentos de vuestra felicidad.

 

Gracias eternas

 

11 comentarios para “Recuerdos de Chequia: Nemohu milovat nikoho jiného než tebe (…taková je láska)”

  1. maeko dice:

    No puedo amar a nadie más que a ti (…así es el amor)

  2. Belén dice:

    La verdad es que me aburren las bodas, pero hay algunas que si te hacen pensar que se quieren,…

    Besicos

  3. Karmeta dice:

    Me ha encantado, la verdad es que resulta sorprendente y muy enriquecedor todo lo que has explicado, las fotos son preciosas.

    Un beso postvacacional jejejeje

  4. Luan dice:

    Mmmm… Al ver tanta comida se me ha hecho la boca agua.

  5. 759 dice:

    Nunca he asistido a una boda checa ni española, así que no sé qué diferencia habrá entre las dos culturas. Espero que algún día me inviten, y sería una gran curiosidad.

  6. nora dice:

    Probando … porque mis comentario no salen :(

  7. nora dice:

    Ohhh … pude comentar :)
    Estuve tratando de comentar muchísimas veces en esta entrada pero mis comentarios desaparecieron, pero bueno, hoy tuve suerte :)
    Me gustó mucho esta entrada, porque he aprendido cosas que no sabía, cosas muy interesantes. Las fotos también son preciosas.
    Y los pasteles de la abuelita … ¡me hubiera gustado probarlos!
    Me alegro por esa experiencia.
    Un gran abrazo Maeko.

  8. maeko dice:

    Belén:
    Bueno, bueno, hay que ser optimistas, ¿no?, aunque no te voy a negar que a mí también me deprimen muchas de ellas, reconvertidas en negocio lucrativo y que parecen más un lugar para lucir modelitos y taconazo estratosférico, que otra cosa (con lo bien que llevan mis pies eso de las alturas :P )

    Karmeta:
    Me lo pasé muy bien en esta boda :) La verdad es que los novios se esforzaron muchísimo para que los invitados se encontraran a gusto. A parte de estas cosas que he contado, prepararon varias sorpresas durante la velada para que la diversión no decayera (llevaron un grupo de música, bailarinas de bailes étnicos, un dj… y una barbaridad de comida, comida a montones, yo casi exploto, jaja).

    Luan:
    Además de mucha comida, también hubo barra libre de bebidas que, aunque en España sea habitual, en Chequia no es lo acostumbrado.

    Bueno, comento para el que lo lea, que había una exageración de comida, pero lo de la bebida ya era una aberración, ejem, nos dieron unos tickets a cada uno de 12 bebidas sin alcohol, 12 cervezas y otras 12 bebidas alcohólicas ¡por persona! Total 36 consumiciones por barba. Yo creo que los novios no querían quedarse cortos, por si acaso, pero me pareció una barbaridad (yo es que no bebo nada de nada, sorbito microscópico de champán para el brindis y se acabó). Por supuesto, yo no gasté ni la mitad de la mitad… pero hubo personas a las que se les agotaron los tickets del alcohol… y eso que pensaba que sobrarían. Increíble, pero cierto.

    759:
    Bueno, las peculiaridades que he relatado en esta boda checa, no existen en la cultura española. No sé si hace décadas en España se festejarían estas ceremonias con más tradiciones que las que se conocen hoy en día (el arroz que se lanza a los novios, que los amigos “engalanen” de forma especial el coche, el lanzamiento del ramo, subastar la corbata del novio y la liga de la novia, cortar la tarta de bodas con una espada…).

    No es que haya asistido a muchas bodas españolas yo tampoco, pero te puedo decir que como ésta que he contado en esta entrada, no había conocido ninguna. Me sorprendió muy gratamente y lo pasé muy entretenido.

    Espero que algún día puedas conocer “en directo” las tradiciones de la cultura española.

    nora:
    Vaya, nora, siento de veras que tus comentarios no pudieran llegar, tendré que averiguar si existe algún problema con los comentarios en el blog y ver qué ha pasado para que no vuelva a ocurrir.

    Me alegra mucho que la entrada te resultara interesante. Si en el futuro tienes la ocasión de visitar Praga te lo recomiendo mucho, aunque ten cuidado de guardar el bolso a buen recaudo en los lugares muy concurridos y turísticos, pues dicen que hay mucho carterista suelto por ahí (aunque yo no me tropecé con ninguno). Tenía la ilusión hace muchos años de conocer esta ciudad, así que cuando surgió esta oportunidad con la boda, no me lo pensé demasiado.

    Como te puedes imaginar, he sacado millones (casi, casi…) de fotografías, así que he intentado seleccionar algunas de las que estaban mejor o eran de más interés. Bueno, menos mal que existen los ordenadores, que si no, me arruino si tengo que pasarlas todas a papel.

    Y sí, los pasteles estaban riquísimos, como todas las cosas caseras que están hechas con cariño :)

    Un beso enorme, nora, muchas gracias por pasarte, sigo siendo fiel lectora de tu blog aunque últimamente mi tiempo sea escaso y no te deje mis comentarios (aunque intentaré subsanar esto último).

    ¡¡Muchas gracias a todos por comentar!!

  9. Marián Bernabé B dice:

    Hola , me gustaría preguntar sobre la traducción de la boda civil en español,¿es necesario que la persona que traduce sea un traductor oficial?si pudieras preguntarles.Lo digo porque soy española y me voy a casar con un checo,y nadie me dice si es posible que me traduzca un amigo o tiene que ser un traductor oficial.
    Muchas gracias

  10. maeko dice:

    Hola Marián, perdona por tardar en contestarte, de momento yo también estoy en ascuas, espero poder resolverte esa duda que me planteas bien pronto, ¿podrías esperar al menos un par de días más para la respuesta?.

    Muchas gracias por tu visita.

  11. maeko dice:

    Hola de nuevo Marián, me han confirmado que necesitarás obligatoriamente un traductor oficial, es decir, un traductor jurídico. Este matrimonio también quería que alguna de sus amistades actuara de traductor durante la boda, pues unos cuantos de sus amigos checos se desenvuelven perfectamente en ambos idiomas, pero no pudo ser. Palabras textuales de ella: “Yo también quería que nos lo tradujera alguna amiga mía, ya que muchas amigas mías hablan español pero no se puede, tiene que ser jurídico. Es un rollo pero es así”.

    Espero con esto haber contribuído a aclarar un poco esa duda que tenías. De todas maneras, mi consejo es que verifiques también esta información oficiosa de manera más oficial -léase en la embajada- sobre todo para que estés segura del todo. La boda a la que asistí se celebró en Praga en agosto del año pasado y, a veces, sólo a veces, las normativas y las leyes pueden sufrir algún tipo de variación.

    De todas formas, en mi humilde opinión, pienso que es lógico que en ceremonias o actos de carácter legal, soliciten que la traducción la realice una persona que esté autorizada, contrastada, registrada, avalada oficialmente por algún documento que la capacite para tal función, pues va a ser la encargada y la responsable de transmitir textualmente palabras que tienen una validez e importancia jurídica y testimonial. Con ello se cubren las espaldas, pues no queda lugar para el equívoco si la persona encargada de ello es legítimamente apta para esa tarea.

    Bueno, a menudo el corazón quiere unas cosas, pero las leyes te imponen otras bien distintas. Sólo espero que este inconveniente lo puedas resolver bien pronto y salga todo estupendamente.

    ¡Un saludo!

Deja aquí tu comentario