Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/theme.php on line 623
Fragmentos de una Utopía » Blog Archive » El verano se escribe con tu nombre

El verano se escribe con tu nombre

 

-Llévame al Sur, Aranmanoth, llévame al Sur.

-¿Dónde está? -preguntó él.

Windumanoth no supo contestar. Se quedó callada unos segundos y al fin dijo:

-No lo sé. Ya no sé dónde está el Sur. Pero lo recuerdo, y sé que existe.

  

Y se interrumpió inesperadamente porque de pronto la palabra “Sur” le parecía una palabra prohibida, proscrita, como si no fuera posible pronunciarla sin sentirse culpable y humillada.

 …

-Mira -dijo Aranmanoth-, …distingo a lo lejos, entre aquellos árboles, una luz.

Y fueron hacia ella hasta que se dieron cuenta de que se trataba, simplemente, de la luz de una luciérnaga.

 

El espléndido verano se mecía en los trigales, y el sol se apoderaba de la tierra y de todas sus criaturas. Todo parecía arder, desde las más diminutas hierbas o flores silvestres a las copas de los árboles que se alzaban como lanzas apuntando al firmamento. Aquel grandísimo sol que se presentaba como el rey del cielo y de la tierra borraba el recuerdo de la primavera, del otoño y del invierno. Tan sólo existía el verano, avallasador y depredador como el corazón.

Y entonces se tendieron en la hierba, el uno en brazos del otro, y de nuevo se encontraron y sintieron que se conocían, o se reconocían, desde un tiempo tan remoto como nuevo, tan dilatado como fugaz. Rodaron suavemente enlazados, sus labios y sus cuerpos tan unidos que parecía que nunca podrían separarse.

 

Aranmanoth y Windumanoth habían dejado de buscar el Sur. Los dos sabían que el Sur estaba en ellos…

 …

Durante aquellas noches, cuando de las hogueras tan sólo quedaban sus últimas brasas, Aranmanoth y Windumanoth se abrazaban sobre la hierba y respiraban el dulce aroma de la oscuridad cuando ésta deja de ser enemiga y se transforma en un manto que envuelve cuanto hay a su alcance.

Y se amaban.

Ana María Matute, Aranmanoth
(fragmentos escogidos)

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

 

Imagen de Jason Thielke

 

 

3 comentarios para “El verano se escribe con tu nombre”

  1. Luan dice:

    “Aún no estás aquí, lo sé, pero ya siento tu presencia, tu mirada, tu aroma… ¿Ha sido el aire o eres tú la dueña de una caricia que me ha hecho estremecer?”

  2. maeko dice:

    Ok, la pelota está ahora en tu tejado, me rindo. Lo he buscado y rebuscado… aunque no con demasiado ahínco, que conste. Así que ya me dirás de quién y de dónde sale este fragmento que has escrito en tu comentario.

    Esperando contestación…

  3. Luan dice:

    Precisamente la web no es el mejor lugar para buscar el todo del que hurté este fragmento. Dudo mucho que haya nadie que haya perdido aunque fuera un poco de tiempo en dibujar con bits los viejos versos de Vincenzo. No en vano, se le considera como el menos célebre del grupo de “Los Olvidados” (nada que ver con la vieja película de Buñuel).

    Cuando, en las desperdiciadas décadas en las que malvivió, sus contemporáneos escribían sobre repúblicas, monarquías y guerras, él sólo alzaba tímidamente la voz para hablar de belleza y amor mientras el mundo (el suyo propio y el que lo rodeaba) era destruido por el odio y la sinrazón.

    Durante muchos años, esos versos sin rima de mi anterior comentario estuvieron pegados en un ángulo de mi habitación, en una hojita de papel que me recordaba que hasta en los lugares más inhóspitos pueden brotar las flores más hermosas. A veces necesito pensar que sigue siendo cierto.

Deja aquí tu comentario