Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/theme.php on line 623
Fragmentos de una Utopía » Cajón desastre

Archivo de ‘Cajón desastre’ Category

Dos o la tiranía de los números

Martes, Septiembre 28th, 2010

 

(…) Gastado corazón de un tiempo gastado,

Líbrate de las redes de lo verdadero y lo falso;

Ríe, corazón, una vez más en el triste crepúsculo,

Suspira, corazón una vez más ante el rocío de la mañana. (…)

 

(…)Desfilamos y con nosotros el mundo atareado:

Entre las almas de los hombres, que se despiden y ceden su puesto

Como las pálidas aguas en su glacial carrera,

Bajo las estrellas que pasan, espuma de los cielos,

Sigue viviendo este rostro solitario. (…)

  

(…) Y el tiempo y el mundo siempre vuelan;

Y el amor es menos amable que el oscuro crepúsculo,

Y la esperanza menos querida que el rocío de la mañana.

W. B. Yeats

Esta noche, dos años se cumplen desde que este blog despertara por vez primera. Tiempos difíciles son los que me ha tocado vivir durante estos últimos y largos meses, una andadura teñida de claroscuros que me ha impedido -más de lo que quisiera- poder ocuparme más y mejor de esta criatura.

Ante todo, agradezco en el alma a todos aquellos que alguna vez dejaron su huella en esta casa, que como ya dije en alguna otra ocasión, es la suya.

 

Infinitamente, GRACIAS.

 

Foto: belibeli en ojodigital 

 

Tiempos canallas para el alma solitaria

Miércoles, Diciembre 30th, 2009

 

 

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Sentada junto a la ventana contemplo distraídamente el otro lado del cristal. Un deprimente paisaje de paraguas y nubarrones se filtra vagamente a través de mis pupilas. En la habitación resuena débilmente una canción de los Radiohead; su melodía finalmente acaba por impregnar de melancolía cada uno de los objetos que tengo a mi alrededor. Sobre la mesa, una taza de té humeante, el portátil encendido, una pila de libros a medio leer y varios folios emborronados en un estéril intento por romper este monólogo de silencio que me envuelve desde hace semanas. Pero me siento sin ritmo, atascada, inexplicablemente desenfocada. Llevo días sin poder concentrarme… mortalmente cansada. Quizás sea por culpa de la machacona alarma del despertador que un vecino despistado se olvidó de desconectar y que me amarga los sueños desde medianoche hasta casi las tres de la madrugada. Tal vez. Aunque tú sabes perfectamente que no se trata (sólo) de eso.

Estos días me he acurrucado dentro de mi caparazón intentando crearme un mundo paralelo bajo el que refugiarme de las inclemencias de la vida. Me he convertido (deliberadamente) en un ser solitario, antisocial. Porque, especialmente en estas fechas que corren, mi cuerpo no soporta demasiado bien los besos mal fingidos, ni las sonrisas de cartón piedra, ni los abrazos disfrazados de falsa comprensión. Y me pregunto por qué te empeñas en dar terceras oportunidades a personas que no se lo merecen. Supongo que tú también eres un caso sin remedio. Otro caso perdido, como lo es el mío. Y quizás sea esa una de las razones por la que nos caemos tan bien el uno al otro.

La habitación comienza a llenarse de sombras y el té se ha quedado frío. Mientras la oscuridad va adueñándose pausadamente del paisaje exterior, continuo con mi particular versión del “osoji” japonés, esa tradición de purificación de fin de año que consiste en realizar la limpieza general de la casa para recibir el Año Nuevo. Nunca creí que este tipo de costumbres tuvieran su efecto, aunque reconozco en ésta su vertiente eminentemente práctica. Así que ahora me hallo ordenando, clasificando este caótico escenario, tratando de eliminar el mal rollo, expulsando toda la falsedad y la mala suerte de este año moribundo fuera de la casa. Y me pregunto qué estarás haciendo en este instante.

Al final, he optado por coger uno de los folios que yacían sobre la mesa y me he puesto a escribir una lista con todo aquello -lo malo y desgraciado- que ha ocurrido a lo largo de estos doce meses, para, a continuación, tirarlo a la basura junto con el resto de las cosas inútiles que voy a enviar, sin posibilidad de billete de retorno (ilusa que es una), directamente al infierno.

Pero no creas que esto hace que me sienta mejor. El mundo continúa infecto por toda esa incapacidad de algunos para comprender y respetar. Hace tiempo comprendí que algo en sus corazones estaba muerto, estropeado para siempre. Y la única solución posible para lib(e)rarse de los que ya no tienen arreglo es volarles la cabeza en mil pedazos, como a los zombies. Y volver para rematarlos. Por si acaso…

Han pasado varias horas desde que comencé a escribir torpemente cuatro líneas en un puñado de folios desordenados. Ahora estoy preparando otra taza de té bien cargado, mientras espero a que se suban en el servidor las imágenes y las canciones que necesito para otras 3 entradas que quiero publicar antes de que acabe este año.

Y en la soledad de mi habitación, intuyo que durante esta larga noche, aún me quedan por degustar unas cuántas tazas del té más amargo…

 

(A veces pienso si no sería más feliz si no pensara) 

Imagen sacada de google

 

One

Martes, Septiembre 29th, 2009

 

 

 

Aniversario (Del lat. anniversarĭus, que se repite cada año) : Día en que se cumplen años de algún suceso. 

 

A estas alturas de la noche, con unas siempre escasas horas por delante para intentar dormir un rato, despejarme un poco e irme luego a trabajar, no me queda nada lúcido en la mente, ni nada ocurrente que añadir en esta ocasión. La poca energía que me quedaba en este día la empleé en desvariar un poco en la entrada anterior ;)

Así que ahora podría relatar lo que sucedió hace exactamente un año, esa ilusión de preparar la primera entrada, los contratiempos que obstaculizaban que todo saliera de la mejor forma posible, las dificultades técnicas que no acertaba a comprender, el nerviosismo por un proyecto que sentía como algo muy mío. Podría también contar el motivo por el que me decidí a escribir un blog como éste, a todas luces solitario desde su nacimiento. Pero mi intención no es que se aburran con mis palabras…

Solamente quería dejar constancia en el blog de ese día que ya se nos fue (a veces los humanos no podemos evitar hacer cosas como éstas, c’est la vie) y añadir unas breves líneas con mi más sincero agradecimiento para todas aquellas personas que alguna vez cayeron despistadas en este lugar (gracias san google, gracias azar, gracias aburrimiento), a los que se pasearon por esta humilde casa y no volvieron más, a los que llegaron para quedarse y me acompañan siempre, dondequiera que se encuentren. A los amigos que me apoyan, aunque no me dejen ni un solo comentario. Y a todos los que -no importa ahora si me conocen o no-, me arropan con sus visitas, con sus palabras, con su amistad.

Gracias, un millón de gracias, a todos sin excepción, porque sin vosotros, sin ustedes, este blog que también es el suyo, sería una triste habitación llena de nada.

 

 Una canción algo teen para una persona especial:

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

 Una canción que no me canso de escuchar,  dedicada a todos ustedes:

 

 

¿Se me olvida algo? Mmmm, vamos a ver, seguro que así es… tan sólo espero que no sea demasiado importante… a estas horas de la madrugada, una ya es esclava del cansancio.

 

(y así se va otro año más; uno que se me escapa sin darme apenas cuenta…)