Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 472

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 487

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 494

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-settings.php on line 530

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/cache.php on line 103

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/query.php on line 21

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /srv/disk4/bichitosan/www/fragmentosdeunautopia.awardspace.com/wp-includes/theme.php on line 623
Fragmentos de una Utopía » Cinemateca

Archivo de ‘Cinemateca’ Category

Érase una vez… 2011

Sábado, Diciembre 31st, 2011

RECOMENDACIONES CINEMATOGRÁFICAS:

 

Cuando he comenzado a redactar este resumen del año, no sabía lo difícil que me iba a resultar elegir mis doce pelis favoritas… curiosamente, entre lo mejor tengo que destacar muchos estrenos de las carteleras españolas en este último mes, así que puedo decir que diciembre, en este 2011, ha sido mi salvación.

En esta selección, hay un poco de todo, alguna que otra peli que no se llegó a estrenar en cines comerciales y que pasó directamente a formato DVD, alguna inédita de momento -como ya ocurrió el año pasado- en nuestro país, y otras que no pude ver en 2010 y que ahora incluyo. La mayoría son pequeñas joyitas que no suelen llegar al público en general (¿quien querría ver una historia iraní? ¿o portuguesa? ¿o una muda en blanco y negro? Qué rollazo, ¿no?) y que os recomiendo que véais para tratar de tener una visión más amplia sobre esas otras realidades (más bien, ficciones) que muchas veces pasan de largo a nuestro lado sin que nos percatemos y que merecen muy mucho nuestra atención.

Por cierto, si alguien lo lee y es tan amable… yo de regalo de Reyes quiero: unos zapatos de claqué, una cazadora dorada con un escorpión a la espalda, una cajita con agujas de acupuntura… y aprender a jugar al Hanafuda, entre otras cosas ;)

A falta de visionar “The Tree of life”, “Melancholia” y “Carnage”, mis favoritas de 2011 son las que señalo a continuación:

 

 

1. “Jodaeiye Nader az Simin” (Nader y Simin, una separación) de Asghar Farhadi.

2. “The Artist” de Michael Hazanavicius.

3. “Shame” (Vergüenza) de Steve McQueen.

4. “Drive” de Nicolas Winding Refn.

5. ” Madeo” (Mother) de Joon-ho Bong.

6.  “Mistérios de Lisboa” (Misterios de Lisboa) de Raoul Ruiz.

 

 

7. “Mr. Nobody” (Las vidas posibles de Mr. Nobody) de Jaco Van Dormael.

8. “White Material” (Una mujer en África) de Claire Denis.

9. “Le Havre” (El Havre) de Aki Kaurismäki.

10. “Tinker Taylor Soldier Spy” (El Topo) de Thomas Alfredson.

11. Samâ wôzu (Summers Wars) de Mamoru Hosoda.

12. “Kokuhaku” (Confessions) de Tetsuya Nakashima.

 

RECOMENDACIONES LITERARIAS

1. “Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay”  de Michael Chabon, Editorial Mondadori.

2. ” Vicio Propio” de Thomas Pynchon, Tusquets Editores.

3. “Rosa Cándida” de Auður Ava Ólafsdóttir, Alfaguara.

4. “Q, a novel” de Evan Mandery, Harper Collins.

5.  “Libertad” de Jonathan Franzen, Ediciones Salamandra.

 

RECOMENDACIONES TELEVISIVAS

Mucho y muy bueno se ha podido contemplar durante estos doce meses en la pequeña pantalla, que de unos años a esta parte viene disfrutando de una particularísima “edad de oro” que esperemos continúe -para goce y disfrute de todos nosotros- por mucho tiempo más. De todos los estrenos del 2011, mis favoritos y que recomiendo encarecidamente, son:

1. “Black Mirror” de Channel 4.

2. “Homeland” de Showtime.

3. “Game of Thrones” de HBO.

4. “American Horror Story” de Fox

5. “The Hour” de BBC Two.

En cuanto a lo mejor del año televisivamente hablando, claramente me quedo con “Boardwalk Empire”, “Breaking Bad ” y “The Community”. Ahí es nada…

 

RECOMENDACIONES MUSICALES

Mis preferencias suelen ser un tanto eclécticas en este apartado -como siempre- y este año me decanto por:

 

   

 

 

 1. “Let England Shake” de  PJ Harvey.

2. “El Camino” de The Black Keys.

3. “Bon Iver, Bon Iver” de Bon Iver.

4. “Metals” de Feist .

5. “21″ de Adele.

 

Aunque mi favorita, sin duda, de este año, ha sido esta melodía, que aparece en la BSO de Mr. Nobody:

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

Espero que hayan disfrutado de un buen año y que lo que les depare el siguiente sea aún mejor…

Besos

 

 

Recomendaciones de 2010

Viernes, Diciembre 31st, 2010

 

RECOMENDACIONES CINEMATOGRÁFICAS:

 

La cosecha de este año ha resultado ser bastante pobre en cuanto a calidad cinematográfica se refiere y abundante en remakes, precuelas y bodrios varios de mal gusto y faltos de originalidad. Los títulos que señalo a continuación me han parecido de lo mejor que he visto durante este año,  ahí van, sin orden ni concierto, mis doce favoritas de 2010:

 

1.Un Prohète (Un Profeta)

(…)

2. Shi (Poetry) (Poesía)

Hermosa y emotiva película, que adolece de exceso de metraje, desventaja ésta que se disipa al vernos recompensados con ese magnífico elipsis final de la película, una maravilla que toca la fibra más sensible del alma y que haría quebrarse incluso a aquellos que tienen un corazón de piedra. Magnífica Yoon Jeong-hee, que interpreta a una mujer vitalista, que busca el modo de escribir una poesía, y que tras una serie de acontecimientos que golpearán su vida de manera irremediable, aprenderá que la auténtica poesía se esconde, precisamente, en su interior, en su manera de mirar y de afrontar la vida.

3. Inception (Origen)

Fascinante, enigmática, hipnótica, impactante y fabulosa. O un paquete lleno de fuegos de artificio primorosamente empaquetados y aderezado con apabullantes cintas de colores. Esta película, alabada hasta el fanatismo por unos, denostada y criticada por otros, narra un viaje a través de los sueños, entremezclando en la misma una trama de suspense, de ciencia ficción y una historia de amor, culpabilidad y sacrificio. Un juego que no acaba cuando se encienden las luces de la sala del cine, sino que continúa en la cabeza de cada espectador durante un largo tiempo, y que suscita un debate sobre lo que es real y lo que es ficción, sobre el (in)consciente y el subsconciente, sobre lo intangible de la realidad y la naturaleza íntima los sueños. A mi no me decepcionó, llegando incluso a sobrepasar mis expectativas. Aunque con una serie de imperfecciones como la elección del actor principal, o el exceso de escenas de acción en su tercio final, sólo el tiempo dirá si esta joya del malabarismo audiovisual esta llamada a convertirse en un clásico de la historia del cine. Ya lo anticipó Calderón hace un montón de siglos, y es que la vida, sueños son.

4. Winter’s Bone

(…)

5. The Social Network (La Red Social)

Una película redonda se mire por donde se mire, con un guión impecable de Aaron Sorkin y una dirección brilllante de David Fincher, alejada de esas impactantes imágenes que caracterizan habitualmemte su filmografía. Lo que en principio pudiera ser un argumento sin atractivo alguno, como es la historia del creador de Facebook, se convierte en manos de Fincher en una película que juega de forma elegante y con extremada habilidad con el uso del tiempo pasado y el actual para recrear un relato con escenas de alto poder narrativo, con un marcado ritmo durante todo el desarrollo de la película. El retrato caleidoscópico de un hombre que fue capaz de crear la mayor red sobre las relaciones humanas que existe hoy por hoy en el mundo, pero que, paradójicamente, es incapaz de entender la amistad y mucho menos, de conservarla. Por algo dicen que el dinero no da la felicidad.

6. Das Weisse Band  (La cinta blanca)

 (…)

 

 

7. Fantastic Mr. Fox (El Fantástico Sr. Fox)

Magnífica adaptación del relato de Roald Dahl del mismo título, rodada en stop motion, cuenta la historia de una familia de zorros un tanto peculiar que esta acostumbrada a vivir de manera acomodada. Sin embargo, todo se complicará cuando el cabeza de familia harto de su patética vida, decida romper una promesa y volver a sus antiguas andanzas por las granjas vecinas… con nefastas consecuencias.

8. Exit through the Gift Shop

Magnífico documental que narra en clave de humor la historia de un personaje anónimo que casi por casualidad se introduce en el universo de los artistas graffiteros y en la cultura underground. Una profunda reflexión sobre los derroteros que actualmente ha tomado el llamado “street art”, una dura crítica sobre la mercantilización del arte, la estupidez de ciertos compradores y la sobrevaloración de “ciertos genios” del arte moderno. Banksy reinvindica en este film el verdadero motivo del arte callejero, la crítica de esta sociedad consumista y manipuladora en la que nos hallamos inmersos, donde el poder y el dinero determinan y esclavizan a menudo las decisiones del ser humano. También hace hincapié en la persistencia de algunos de esos artistas que siguen creando para defender sus principios y que no persiguen a toda costa el lucro por el lucro, que se mantienen intactos lejos de la tentación de las grandes sumas de dinero.

9. Toy Story 3

Posiblemente la mejor de las 3 partes de la saga o sobre cómo hacer una película de dibujos animados para todos los públicos sin la típica ñonería ni sentimentalismo barato al que nos tienen habitualmente acostumbrados en este tipo de historias. Cargada de una madurez inusitada, camufla de forma muy inteligente numerosas metáforas sobre aspectos de la vida como el abandono, la (in)solidaridad, el sentido de la vida, la manipulación, el poder de la mentira, y ante todo, la amistad.

10. Two Lovers

En esta historia de un hombre de delicada salud emocional, inmerso en su infierno particular de amores incumplidos, se nos narra sin artificios sentimentales ni concesiones de ningún tipo, la búsqueda de la redención y el descubrimiento de cómo la vida está repleta de trampas -a menudo imposibles de sortear, y que, a menudo, para poder sobrevivir, debemos engañarnos a nosotros mismos.

11. Nanjing! Nanjing! (Ciudad de vida y muerte)

Relato escalofriante y brutal de un episodio de la guerra chino-japonesa, que nos hace reflexionar, una vez más, sobre la tragedia y el sinsentido de la guerra.

12. Kynodontas (Canino)

O una reinterpretación moderna del mito de la caverna. Insólito relato de una familia disfuncional, no apta para todos los estómagos, en la que se va desgranando la enrarecida existencia de un conjunto de seres deshumanizados y tiranizados por otros que han decidido reeducarlos según unas normas, sus normas, sobre el bien y el mal, sobre lo verdadero y lo falso. Una película atípica, premeditadamente excéntrica, que no deja impasible a nadie, muy dura, terrorífica unas veces, esperpéntica en otras, pero que nos hace reflexionar sobre el poder mal empleado, sobre la manipulación a la que está sometido el ser humano. Una desconcertante metáfora sobre el miedo y la mentira. Y sobre sus consecuencias.

 

RECOMENDACIONES LITERARIAS:

1. “En nadar-dos-pájaros”  Flann O’Brien

“Uno no se debe quedar estupefacto ante nada simplemente porque parezca imposible”. Esta afirmación recorre el libro de principio a fin y demuestra que todo absurdo tiene más lógica que el absurdo mundo que nos ha tocado vivir, sobre todo si quien nos lo cuenta es alguien con el talento y el humor de este escritor. (Babelia, El País.)

2. “Nocturnos”  Kazuo Ishiguro

Deliciosa novela para leer de un tirón, compuesta por cinco exquisitas historias-cuento, que narran de forma sugerente y delicada las dificultades de las relaciones humanas, siempre con la música íntimamente entrelazada con el relato.

3. “Soy un gato” Natsume Sôseki

Reedición de una de las obras maestras de la literatura japonesa, crítica feroz de la era Meiji, narrada de forma irónica, a ratos hilarante, por su protagonista, un gato un tanto filósofo.

4. “Tan cerca de la vida” Santiago Roncagliolo

Novela que me ha ido sorprendiendo a medida que he ido consumiéndola, en la que se combina con acierto el thriller psicológico y la ciencia ficción. Una historia ambientada en un Tokyo hipertecnológico que trata sobre la incomunicación, la soledad y cómo no, el amor.

5. “Libro de la fantasía”  Gianni Rodari

Gianni Rodari creía que hasta los objetos más comunes encierran secretos, y los cuentan a quien los sabe observar. Por ello, escribió este Libro de la fantasía, no apto para lectores adultos y sensatos, afirmando que ya no hacen falta príncipes ni hadas, ni brujas ni castillos: las fábulas surgen hasta de la realidad más gris, de la obviedad cotidiana, del problema social o de la trivialidad de la vida familiar. Alcanza con verlo todo con un punto de ironía, y jugar a infringir las reglas a través de la invención y la imaginación. (Blog de Libros)

6. Aunque editados en años anteriores, siempre recomendables: “Cabeza de perro” de Morten Ramsland, “Los informantes” de Juan Gabriel Vásquez, “El cielo es azul, la tierra blanca” de Hiromi Kawakami.

 

RECOMENDACIONES MUSICALES:

Confieso que durante este 2010, mi banda sonora particular ha sido este disco de Muse, que no es de lo mejorcito de su trayectoria musical, aunque a mí me ha hecho mucha compañía durante mis numerosos desplazamientos a la capital de España y también este otro, en este caso de Pearl Jam. Ambos se editaron el año pasado.

Lo único destacable del año que nos deja que he podido registrar en mi cerebro y degustar de forma calmada es AB III de Alter Bridge. Esta banda americana, formada tras la disolución en 2004 de Creed (que ha editado álbum también este año), presentan un tercer trabajo un tanto ecléctico, pero que merece la pena escuchar si lo que te gusta es el hardrock del bueno.

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

Espero que de entre estas opciones que aquí he presentado, algunas encajen dentro de vuestras preferencias particulares. Como puede observarse, tengo un gusto relativamente variado, quizá no siempre coincide con aquello que suele estar de moda o es más popular, pero creo que siempre es bueno tener amplitud de miras y explorar nuevos caminos. Eso nos enriquece como personas.

 

Qué seáis felices con todo aquello que hayáis elegido.

Besos y feliz 2011.

 

The Cove (shallow water, deep secret)

Viernes, Junio 11th, 2010

 

 

Hay ciertos lugares en este mundo, por muy hermosos que puedan parecer a simple vista, que no se merecen un solo amanecer más. Dime qué película has visto últimamente en la que hayas podido sentir un crescendo de sorpresa, incredulidad, indignación, asco, vergüenza. ¿Desesperanza? Tal vez, también. Dime si has pasado alguna vez cerca de una pequeña cala apartada en la que lo más terrible no es el secuestro de sus acantilados recortados con paciencia por el tiempo, ni sus cobardes recovecos o sus carteles heridos de obtusas prohibiciones, no, lo más horrible es cuan insignificantes son los humanos que han deshumanizado lo que tendría que haber sido otro rincón más de un apacible pueblo pesquero.

Hoy se estrena en los cines de España “The Cove”, una vez más the Oscar goes to para una obra que merece un alto en el camino. Olvídate de artificiosas piruetas en dudosas tres dimensiones y de minutos perdidos entre el tedio cada vez más familiar en la oscuridad de un cine. Ésta es la película que tienes que ver si no lo has hecho todavía.

Una narración de una masacre sin sentido en un lugar que no es sino la burda sinécdoque de mucho de lo que falla en nuestra sociedad. Te estrellarás, como sus protagonistas, contra el muro de la insensatez, de la indiferencia de quien hace de la crueldad su forma de vida. No valen excusas sobre herencias culturales que impulsan a los pescadores a cometer tan soberano acto de sinrazón, sobre economías haciendo equilibrios apurados sobre el delgado hilo que es la caza salvaje de seres inteligentes.

“The Cove” es un documental que tiene un propósito concreto, su principal objetivo es crear conciencia a nivel mundial, denunciar una masacre cruel, continua, a la que la poderosa industria pesquera japonesa somete a los delfines.

Porque en una minúscula ciudad costera de unos 3.500 habitantes que se adorna con símbolos de cetáceos, que se proyecta al exterior como un lugar turístico que ama a los delfines, se esconde una cala con un horrible secreto, una cala innaccesible para los forasteros, a costa de su encarcelamiento y la deportación.

Inaccesible, hasta ahora.

Antes de ese clímax repugnante que se nos muestra en el documental, comprobamos que la localidad se sustenta actualmente en un modo de vida: los pescadores dedican sus esfuerzos a atraer hasta sus costas cientos, miles de delfines, para suministrar especímenes a los acuarios de todo el mundo, actividad que les reporta pingües bebeficios por cada uno de los ejemplares considerados como “válidos”. La típica excusa esgrimida por las autoridades de la ciudad, alegando que la caza de estos cetáceos es una tradición centenaria y debe ser mantenida, cae por su propio peso.

Pero tras el proceso de selección, los rechazados (millares de delfines cada año) son víctimas de una matanza gratuíta, sin sentido, pues como bien se explica en el film, la carne de esos animales, que a menudo se camufla en el mercado como carne de ballena, tiene tan elevadas concentraciones de mercurio, que resulta altamente tóxica para el consumo humano.

En el documental se explican las consecuencias  para la salud en la población de la pequeña localidad japonesa de Minamata por vertidos continuados de la petroquímica Chisso Corporation. Este desastre que fue descubierto en la década de los 50, ha provocado hasta la actualidad que aproximadamente unas 3000 personas se vieran gravemente afectadas por el consumo de pescado y marisco contaminados con mercurio.

Con semejantes antecedentes, resulta del todo sorprendente que las autoridades japonesas quisieran implementar el consumo de carne de delfín de manera obligatoria en los comedores escolares de todo el país. Conocedores de la atrocidad que iba a cometerse y que comprometía la salud de los pequeños de todo Japón, dos concejales del ayuntamiento de Taiji, Junichiro Yamashita y Hisato Ryono, tuvieron la valentía suficiente de denunciar este hecho ante el mundo.

 

 

Pero “The Cove” no termina con los créditos finales, no nos confundamos. La película se disuelve en la censura de ciertos gobiernos que prefieren la alienación de sus votantes –qué lejos pensábamos que estábamos de los totalitarismos medievales-, y continúa en las voces perversas de políticos y empresarios, cuyas palabras podrían marcar la diferencia, pero deciden plegarse a otro tipo de intereses menos altruistas.

 

 

Pero tengamos cuidado, no señalemos con el dedo. Este rincón oscuro no es en exclusiva propiedad de un país del Pacífico, no confundamos su sociedad, la totalidad de sus habitantes, con sus políticos. De hecho, en el propio documental se muestra el estupor, la incredulidad de anónimos ciudadanos japoneses ante semejante barbarie.

 

 

Y repito de nuevo: no señalemos con el dedo. En todos los países tienen –tenemos- nuestro “the cove” particular. Llamémoslo como queramos, corrupción, comercio de humanos, tráfico de muerte en bolsas de plástico, fiestas en las que se celebra el sufrimiento…

Tú eliges un país y su pecado… no tendrás que buscar demasiado.

De todas maneras, siempre habrá personas estrechas de miras que tras su visionado no tarden en arremeter en contra de la totalidad de los japoneses y tacharlos de… de lo que sea. Es inevitable. Otras que piensen que en el documental se da una visión partidista de un suceso, que no se trata más que de propaganda incendiaria, de un panfleto ecologista y tendencioso… Para opiniones, los colores, señoras y señores. El objetivo de documentales como el que nos ocupa es el de mostrar en imágenes esa otra verdad que se nos quiere ocultar, que encubren los medios, los gobiernos, tras los que hay miles y miles de yenes, dólares, euros, en juego. Aunque para conseguirlo tenga que mostrar esas imágenes tan duras, conmovedoras, de aguas teñidas de rojo sangre, mientras resuenan los agudos chillidos de las infelices criaturas antes de morir…

En eso cumple su función a la perfección.

Por esto y otras razones, “The Cove” es un documental que denuncia, de forma entretenida, a ratos emocionante, una tremenda realidad, y como bien se señala en esta reseña, cuenta con un guión bien estructurado combinando momentos de risa, otros de llanto, concienciación e incluso cultura animal.

Un film que fue dirigido por el antiguo fotógrafo de National Geographic Louie Psihoyos y grabado secretamente durante 2007 con la colaboración de un grupo de activistas liderados por Richard O´Barry, entrenador de los delfines de la archiconocida serie de televisión de los años 60 “Flipper”, quienes se juegan el tipo en una peligrosa misión encubierta para revelar al mundo lo que sucede en este lugar. Para tal fin, se emplearon aparatos de la más avanzada tecnología, micrófonos submarinos y cámaras de alta definición camufladas.

 

 

La película ha recibido numerosos galardones, entre otros, el premio del público en el Festival de Sundance y el Oscar al mejor documental del 2009.

Actualmente, su exhibición ha sido censurada en Japón.

 

 

Liberar delfines en cautiverio allá dondequiera que se encuentren. Exponer al mundo la oscura actividad que, año tras año y con el beneplácito de gobiernos y corporaciones, se da lugar en Taiji. Ésta es la cruzada de un hombre tratando de derribar una multimillonaria industria que él mismo ayudó a construir durante diez años.

Todo eso y más es “The Cove”. Yo que tú, no me lo perdería.

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

(Podemos ser héroes, podemos apostar por la libertad, podemos salvarnos a nosotros mismos… y ser auténticos, sólo por un día… o por siempre… Para siempre)

 

 

 

Trailer en español

Extended Clip en japonés

 

Fotos y fotogramas: google, imdb, thecovemovie

 

 

12 campanadas

Jueves, Diciembre 31st, 2009

RECOMENDACIONES CINEMATOGRÁFICAS:

1.Låt den rätte komma in (Déjame entrar)

2. El secreto de sus ojos

3. Aruitemo Aruitemo (Still walking)

4. Celda 211

5. The visitor

6.  Toki wo Kakeru Shôjo (La chica que saltaba a través del tiempo)

RECOMENDACIONES LITERARIAS:

7. “Estoy desnudo” Yasukata Tsutsui

8. “El viajero del siglo” Andrés Neuman

9. “Tres novelas en imágenes” Max Ernst

RECOMENDACIONES MUSICALES:

10. “Wilco (the album)” WILCO

11. “The Crying Ligth” Anthony and The Johnsons

UNA EXPOSICIÓN QUE ESTÁ POR LLEGAR:

12. “Del éxtasis al arrebato. 50 años del otro cine español” MNCARS Primavera 2010

Espero que podáis disfrutar (si no lo habéis hecho ya) de alguna de las opciones entre toda esta oferta que acabo de proponer. Este 2009 ha estado lleno de grandes estrenos cinematográficos, pero tan sólo he seleccionado 6 de ellos, evidentemente, porque no quería acabar convirtiendo este listado en uno tan sólo dedicado al cine. En cuanto al aspecto literario, este año he leído poco (creo) y de forma intermitente (esa falta de tiempo para todo… grrrr), así que he colado entre los 3 títulos uno que corresponde al año pasado. Mis disculpas por ello. Y nada más… Escuchen mucha música, si no es la que propongo -porque no conecta con los gustos personales de cada uno-, otra que os haga vibrar y os sacuda literalmente hasta el último ápice de vuestras moléculas.

Y entre mis recomendaciones, también se coló de rondón una propuesta para el año que viene. La tengo apuntada en mi agenda desde hace meses… así que allí nos veremos si te decides a pasarte por allí…

NOTA: Esta entrada está todavía por acabar… asuntos más urgentes me reclaman :) , así que he decidido publicarla tal cual está y el año que viene, con un poco más de tiempo, podré completarla definitivamante. De momento, esta entrada, hasta que pueda editarla,  quedará publicada “Sin comentarios”.

¡Gracias por vuestra comprensión!

Las dos caras de una misma moneda

Jueves, Diciembre 31st, 2009

 

  

 

El cine oriental que consigue llegar tímidamente hasta nosotros cuenta con una ventaja de salida poderosa e innegable para poder jugar con nuestra empatía y enredar nuestras emociones en la compartida soledad de la sala de cine o en la frágil intimidad de nuestro salón: en el cine que solemos ver en occidente siempre se nos requiere un notable esfuerzo de partida para creernos a los mismos actores (especialmente en el cine norteamericano que devoramos con tanta avidez) interpretando un día a vagabundos y al siguiente a asesinos a sueldo o presidentes de un país –en ocasiones, las dos cosas a la vez.

Muchas veces, sentarse ante el último blockbuster o la enésima expresión del siempre moribundo cine de autor se convierte en un ejercicio de conformismo en el que siempre notamos que existe una barrera infranqueable entre nosotros y la pantalla, una fina membrana ajena a ósmosis emocionales que evita que nos convirtamos en parte de la historia que está ante nosotros, que nos impide ser metavisitantes de vidas ajenas y nos obliga a seguir siendo espectadores pasivos.

En medio de un urbanismo cinematográfico tan conocido, tan repetido y en ocasiones, de un tedio asfixiante –no por la calidad de las narraciones, que a veces son extraordinarias, sino porque construyen paisajes demasiado conocidos para el homo cinéfago de nuestra época-, escaparse de vez en cuando por barrios exóticos y poco transitados por nuestros sentidos resulta excitante en sí mismo.

Cuando caminamos por lugares tan al Este de nuestros itinerarios habituales, sólo son la historia, el ritmo, el lenguaje de la cámara (los ojos que tomamos prestados)…, quienes pugnan por nuestras sonrisas, lágrimas, escalofríos, por nuestra emoción, en una palabra. Son los actores, y no el peso de sus nombres, quienes ayudan a levantar las estructuras de esas realidades ficticias que buscan su rincón en la geografía cambiante de nuestra memoria futura.

 

Para remover nuestra perezosa imaginación, las reglas habituales cambian y los actores no constituyen ni el principal lastre ni el único motor que provoca que la historia avance ante nuestros ojos y oídos. Casi siempre desconocidos (menos para los muy entendidos, que no son precisamente muchos), salvo kitanotakeshis, ziyizhangs y chowyunfats, los intérpretes pueden entrar en nuestra mente sin utilizar vías secundarias en las que los tengamos que despojar de su halo de estrellas para empezar a creernóslos bajo su último disfraz.

En el cine japonés, por ejemplo, aparece una familia discutiendo, recordando y queriendo olvidar tiempos que ya no son,

o un amortajador preparando a un difunto según un ritual para nosotros desconocido, y los adoptamos automáticamente como tales.

La película, pues, aparece ante nosotros desnuda, desprovista de cualquier artificio más allá de su propio discurso.

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

Este año han llegado a España dos piezas venidas de Japón, Aruitemo Aruitemo (retitulada por estos lares “Still Walking”, lo que no deja de ser curioso en un país en el que tan pocas personas entienden realmente inglés, aunque eso lo dejaré para otra ocasión) y Okuribito ( “Despedidas” ). Son dos expresiones de los problemas de (in)comunicación entre las personas que es tan esencial a la raza humana, aunque deliciosamente tamizados por la particular idiosincrasia de la cultura japonesa y su evocadora y sensual sintaxis narrativa.

En ambos casos, se exponen las diferencias (siempre repetidas en los cambios generacionales, por mucho que pensemos de forma naïf que nuestros hijos y nuestros nietos nos comprenderán perfectamente y viceversa)

entre la forma de pensar de quienes vivieron guerras y postguerras –a veces resulta difícil distinguir cuál de los períodos fue más terrible para quienes fueron arrastrados por esos años tan vacíos- y quienes se criaron (más bien, nos criamos) en épocas de paz- lo que quiera que signifique eso.

Sin embargo, el desarrollo de ambas películas es completamente diferente: mientras que Aruitemo Aruitemo teje una historia con apariencia de liviana sencillez en el exterior –y profundamente densa al analizarla con más detenimiento-, Okuribito desgrana con ritmo irregular una narración en exceso juguetona, que viste de trascedencia una historia muy simple.

En Aruitemo Aruitemo los silencios tienen tanta o más importancia que las palabras, se sucede con fluidez una tenue contatenación de elegantes elipsis que nos obligan a romper con nuestra condición de meros observadores y a rellenar los espacios en blanco que Koreeda, su director, nos propone como ejercicio catártico. En el extremo opuesto a la contención narrativa, Okuribito desarrolla artificios desgastados para provocar emociones rápidas y efímeras, busca escenarios que se suceden torpemente para introducir sin demasiada armonía humor grueso, melodrama exacerbado y minutos musicales de hermosas melodías fotografiadas como olvidables videoclips.

En un extremo de esta ciudad cimentada sobre imágenes y sonidos, Okuribito es una aparatosa coctelera en la que se mezclan muchos de los argumentos y argucias que alguna vez han funcionado en la pantalla de cine, y que en esta película malviven por momentos, sucediéndose escenas de esmerada intención artística con otras que entran dentro de la categoría de astracanada ¿in?voluntaria.

En el otro extremo, entre los antiguos edificios con esqueleto de celuloide y las nuevas obras construidas con pixel sobre pixel, Aruitemo Aruitemo se erige como nueva joya por su compleja sencillez. Nos negamos durante unos instantes a levantarnos de nuestra butaca, desearíamos poder olvidarla para así poder volver a verla por primera vez. Turbados por el denso eco de las reflexiones de sus personajes, volvemos a casa con sus voces instalándose suavemente en nuestro recuerdo.

En la película se nos confiesa con estremecedora elegancia que, en ocasiones, el odio puede ser una razón tan válida como otra cualquiera para seguir (sobre)viviendo.

Nos dibuja la familia como un lienzo de dos caras, cual Kandinsky bipolar o como un Bosco postmoderno que mezcla cielo, infierno y purgatorio: por un lado el afecto, por el otro resentimiento, y en la tierra de nadie que los separa, un lugar de inestable equilibrio, en continua exploración, nunca del todo conocidos sus límites. Cuando la imagen funde a negro entre suaves notas de cuerda, en el aire flota la idea de que algunos silencios pueden ser tan atronadores como un grito desesperado, y de que lo único en verdad inmutable es el cambio, siempre el cambio, que nos hace renacer.

 

 

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

Fotogramas de Aruitemo Aruitemo y Okuribito

Música de Gontiti  B.S.O de Aruitemo Aruitemo

 

So far, so close…

Lunes, Marzo 9th, 2009

 

Antaño compuse melodías en la soledad de mi habitación y sus acordes eran crueles espejos que jugaban a reflejar los ecos anónimos de mi vida indiferente.

Antaño contemplé cómo los barcos se alejaban irremediablemente de la costa y deambulé a la deriva por el abandonado puerto, en busca de una brújula que fuera capaz de guiarme en este camino de rumbos inciertos. Observaba cómo los árboles caducos iban perdiendo una a una, inexorablemente, todas sus hojas, que caían como lluvia marchita sobre mis zapatos. Y tras el fundido a negro de los créditos finales de una vieja película muda, me dí cuenta de que el protagonista siempre era otro, ese que nunca alcanzaría a ser yo.

Pero eso ocurrió en otro tiempo, cuando las miradas de los demás jugaban al escondite con mis anhelos, intentando esquivar a manotazos el secreto lenguaje de un rostro cansado de buscar y no encontrarte.

Y súbitamente, la casualidad hizo que me hallara presente en el instante y en el lugar precisos. En aquel inolvidable momento en que de la nada más absoluta surgió un desconcertante oasis en mitad de todo este desierto, plagado de caótico ruido y de confusión.

Acaso sea ahora cuando dos humildes latidos aprendan a componer los retazos de una misma vida, paso por paso, a cuatro manos y con un solo corazón…

 

 

 
…Falling slowly sing your melody
I’ll sing along
 

 

Rompecabezas

Sábado, Febrero 28th, 2009

 

Nocturno desvelado,
leves crujidos pincelan un indicio.
Confuso, un croquis sobre cristales de agua.

Resuenan acertijos, agridulces
los decorados se desmoronan,
enredando vacíos
en el filo de una palabra.

Tras el laberinto invisible
-de anhelos y silencios,
de alambicados arabescos y susurros en tecnicolor-
los desnudos bocetos de un subjuntivo.

Y bajo alfombras plateadas,
agazapado,
el campo de tréboles.

 

 

 

La persistencia de la memoria

Miércoles, Febrero 25th, 2009

La madrugada del lunes me llevé una agradable sorpresa: dos producciones niponas resultaron vencedoras contra todo pronóstico en sendas categorías en la ceremonia de los Oscar de este año.

Apuntada queda en mi agenda “Okuribito” de Yojiro Takita, que a fecha de hoy, se encuentra pendiente de encontrar algún canal de distribución para su estreno en salas españolas, aunque seguro que la concesión del Oscar en el apartado de mejor película extranjera, facilitará bastante las cosas en este aspecto (cruzo los dedos para que así sea).

Únicamente conozco de esta cinta una breve y sugerente sinopsis -la historia de un músico que pierde su trabajo y decide volver a su ciudad natal, donde comienza a trabajar en una funeraria-. Tan sólo espero que su posterior desarrollo en la trama no resulte previsible y consiga alejarse de esos lugares comunes, tan habituales y trillados, que pueden observarse en el cine actualmente.

Aquí os dejo con “La maison en petits cubes” de Kunio Kato, ganadora del Oscar al mejor corto de animación de este año.

He leído varias opiniones acerca del significado de este cortometraje. Personalmente, mis sensaciones después del visionado se dirigen hacia el sentido más metafórico de la historia, que he intentado resumir de la manera más breve posible en el título de esta entrada.

Espero que lo disfrutéis.

La maison en petits cubes:

(Si no puedes verlo en el blog, pulsa aquí)

Se agradece que de tanto en cuanto se premien trabajos como éste que destacan, entre otras cosas, por su profunda sencillez.

Los premios y demás galardones a menudo no resultan ser unos termómetros fiables y contrastan con la calidad de determinados trabajos. No es el caso que nos ocupa, pero quizás éste u otro tipo de reconocimientos sean necesarios para animar al público más generalista a conocer y valorar esas otras producciones que suelen llevar colgada la etiqueta de “independiente” o “de culto” , o que tienen -desgraciadamente- poca o nula difusión a nivel comercial.

“La maison en petits cubes”, un pequeño guiño para todas aquellas personas que pensaban que en Japón sólo existía la animación basada en los típicos estereotipos del estilo manga.

Y aquí, otro ejemplo más para salir de la confusión.

Cuento de Navidad

Miércoles, Diciembre 24th, 2008

 

Navidad. Tiempo de sonrisas. Luces y brillos por las calles. Regalos, ilusión, derroche…

Navidad. Tiempo de soledades. Añoranza por quienes no veremos. Amargura, dolor, tristezas…

Aquí os dejo con unas imágenes de la secuencia final de Smoke de Wayne Wang, con guión de Paul Auster. Entre lo mejorcito de este famoso escritor, con el que mantengo una especial relación de amor-odio desde hace ya varios años.

Una certera reflexión sobre lo que realmente significa (o debería significar) la Navidad. Su esencia. Algo que no deberíamos perder nunca. Y practicar no sólo ese día, porque no hace falta que lleguen días como los de hoy. O acaso todos deberían ser como la imaginada Navidad que refleja esta película (ingenua que es una). Porque de lo que os estoy hablando es de empatía, de demostrar humanidad. Y no digo nada más.

Mi consejo es, que si no habéis visto aún la película y os váis a disponer a dar el play en los vídeos, veáis el primero en su integridad, antes de pasar al segundo. Por favor. Me lo agradeceréis :)

Smoke. Para mí, una excelente película, que me sorprendió muy gratamente aquel otoño de 1995 en el que tuve la gran suerte de no encontrar entradas para otro film y al final, acabé sentada en otra sala sin poder apartar mi mirada de la pantalla durante el tiempo que duró toda la proyección.

No puedo evitar sentir ese algo ahí dentro cada vez que vuelvo a visionar estas imágenes. Profundamente conmovedoras. Aunque tan sólo es una opinión. La mía. Y para gustos, los colores.

Un gran hallazgo. Peliculón con mayúsculas. La magia del cine en estado puro.

Espero que lo disfrutéis.

Secuencia final de Smoke:

 

 

Segunda parte (suena de fondo “Innocent when you dream” del siempre genial Tom Waits): 

 

 

Va por todos vosotros, los pocos (pero valientes), que me leéis :)

Feliz Navidad

Moonlit tale: I. Crush

Miércoles, Diciembre 10th, 2008

 

… 

Descorrió levemente las cortinas de la habitación y escrutó el cielo en busca de algún indicio de tormenta. No tardó demasiado tiempo en decidir que no tomaría el autobús aquella tarde; prefería dar un largo paseo por la ciudad y recorrer a pie la distancia que separaba su casa de la apartada sala de proyección.

Se enfundó los guantes negros, enroscó la bufanda amarilla alrededor de su cuello y salió en tromba a la calle en busca de un soplo de aire fresco con que calmar la extraña inquietud que se había apoderado de su alma.

Nada más comenzaron a presentarles, ya tenían la curiosa sensación de haber compartido juntos un millón de experiencias en otras vidas. Porque a veces tan sólo nos bastan cinco minutos para sentir esa cercanía, ese vínculo especial con una determinada persona a la que acabamos de conocer hace apenas un breve instante.

Fue durante una de esas insignificantes conversaciones -de esas que alguna vez todos hemos mantenido en un bar-, rodeados de humo y empujones, cuando ambos comenzaron a darse cuenta de su mutua afición por el celuloide. Y por la música. Y por los bocadillos de calamares.

Así que el día que él apareció casualmente con un par de invitaciones del cineclub para la sesión del miércoles, a ella le fue imposible rechazar su ofrecimiento. Hasta entonces, él había acudido siempre solo a la sala de cine. Y había ido almacenando aquella otra entrada desparejada en el fondo del cajón de la cómoda, porque le apenaba el tener que tirarlas irremediablemente al cubo de la basura. Y poco a poco, sin darse cuenta, se había ido convirtiendo en un experto coleccionista de soledades.

Hacía ya unas horas que el sol se había ocultado tras los edificios y un viento helador barría del suelo las hojas que no habían quedado demasiado ajadas por la llovizna de la mañana. Las calles lucían completamente desiertas bajo la mirada de una luna indiferente.

La quietud de la noche se vio interrumpida por el ruido amortiguado de unos pasos sobre la hojarasca marchita. Un par de figuras se aproximaban apresuradamente desde el fondo de la calle, escasamente iluminada por la vacilante luz de un grupo de estiradas farolas.

Las sombras sortearon hábilmente las decenas de charcos y dejaron atrás la zona descubierta del aparcamiento. El murmullo apagado de sus voces se fue convirtiendo en palabras a medida que se acercaban al abrigo de los edificios. Decidieron entonces pararse un instante frente al escaparate de una frutería. Las ráfagas de aire habían castigado con dureza las mejillas de la muchacha, que tenía las manos completamente ateridas de frío. Él se quitó los guantes de lana y se los ofreció educadamente a ella. Y así permanecieron inmóviles durante largo rato, contemplando silenciosamente las cajas de frutas que se amontonaban al otro lado del cristal.

De pronto, una pregunta inesperada salió de sus labios amoratados:

-¿Cuántos cigarros había en el cenicero?-  dijo él sin apartar la vista del escaparate.

-Mmm…- respondió ella.

-…Así que tú también te fijaste en aquella escena sin importancia…-  añadió.

-Sí- contestó él expectante.

Ella le sonrío y le dio la cifra exacta mientras miraba los ojos de él reflejados en el cristal de la frutería.

-No sé por qué, pero tenía la seguridad de que sabrías la respuesta…- Y sonrió.

Un brillo como de luz de mil soles surgió repentinamente de sus ojos. Y un río de sentimientos comenzaría a desbordarse a partir de entonces, anegando los campos, rompiendo diques, arrastrando a su paso los amargos restos de existencias anónimas. De espejos rotos. De corazones afónicos. De mil vidas repletas de inmerecida soledad.

 …

(Moon Phase: Waxing Gibbous 90% of full)

 

 

 

Fotograma de “House of Games” de David Mamet.